"Nosotros defendemos que tenía capacidad para comprender el alcance de sus actos"

La acusación popular en el crimen de Desirée señala que intentará que se exija "responsabilidad penal" por ello a la madre de la niña
Ana Sandamil, madre de Desirée. EP
photo_camera Ana Sandamil, madre de Desirée. EP

El abogado Francisco José Lago, que ejercerá la acusación popular en representación de la Fundación Amigos de Galicia en el juicio por el crimen de la niña Desirée Leal en la localidad de Muimenta, supuestamente a manos de su madre, sostiene que "no hay mucha discusión" sobre el "hecho de que fue la propia madre la que le causó la muerte".

Precisó que la acusación, en este caso la popular, solicita para la madre la pena de prisión permanente revisable, al entender que lo sucedido en la vivienda de Muimenta fue un asesinato con alevosía, en este caso de una menor a su cargo y, por lo tanto, de una persona "especialmente vulnerable".

"Sobre el hecho no hay mucha discusión: que fue la propia madre la que le causó la muerte", dijo el letrado, sin embargo, habrá que "discutir" en la vista oral "sobre la capacidad de la madre en el momento en el que cometió" el crimen.

Desde su punto de vista, es ahí donde está "el caballo de batalla", que se celebrará la próxima semana en la Audiencia Provincial de Lugo, los días 7, 8, 9, 10, 11 y 14 de febrero.

Ver más: Dos años sin la sonrisa de Desirée

"Es lo que tenemos que discutir. Nosotros defendemos que tenía capacidad suficiente" para comprender el alcance de sus actos, "al menos para exigirle responsabilidad penal" por ello, concluyó. La vista oral, con jurado popular, se celebrará antes de que se cumplan tres años de la muerte de la pequeña, que se produjo el 3 de mayo 2019.

El Juzgado de Instrucción número 1 de Vilalba dictó a mediados del pasado mes de marzo auto de apertura de juicio oral contra la madre de la niña, que permanece en prisión provisional, comunicada y sin fianza, al entender que de las diligencias practicadas se desprende "la existencia de indicios racionales de criminalidad" contra la investigada.

En el citado auto, la jueza sostiene que los hechos podrían ser tipificados como un delito de asesinato con alevosía, concurriendo las agravantes de parentesco y la atenuante de anomalía o alteración psíquica.

En el citado auto, afirma que "urdió un plan dirigido a acabar con la vida de su hija". Durante la madrugada del 2 al 3 de mayo, según indica en el auto, presuntamente asfixió a su hija, que en ese momento tenía siete años, después de haberle suministrado un fármaco para inducirla al sueño. La niña, que dormía en la misma cama que ella, llegó a despertarse y a oponer resistencia.

La acusada, según consta en la resolución, fue diagnosticada de un trastorno de personalidad de tipo mixto y de un trastorno psicótico, los cuales pudieron afectar de manera parcial a sus capacidades intelectivas y volitivas.

En la vista oral prestarán declaración una veintena de testigos, peritos, los agentes que llevaron la investigación y tres facultativos.