sábado. 25.09.2021 |
El tiempo
sábado. 25.09.2021
El tiempo

Cospeito culmina la traída de agua en el rural tras una década y 5 millones

Reunión en Xermar para dar cuenta de la finalización del proyecto de abastecimiento. C. PÉREZX
La Xunta invirtió cerca de 600.000 euros en la tercera fase de un proyecto que ha supuesto construir una Etap, un depósito o la red general para llevar el servicio "ao 80% dos veciños"

"Se hai un servizo que poida fixar poboación, ese é o abastecemento de agua, é un elemento absolutamente fundamental", aseguraba este miércoles el alcalde de Cospeito, Armando Castosa, en un acto celebrado en Xermar que sirvió para oficializar la culminación de un macroproyecto con el que se perseguía "levar auga a todas as casas" del municipio, puesto en marcha hace más de una década y cuya inversión total supera los cinco millones de euros, según estimó el regidor.

"Cumprimos o compromiso electoral de levar a agua a todo o territorio municipal, a todas as parroquias; agora un 80% dos veciños ou teñen auga da traída ou a teñen solicitada e os que faltan poden pedila e estudarase como levarlla", concretó Castosa, que hizo hincapié en la dificultad de sacar adelante una iniciativa de esta envergadura, teniendo en cuenta la superficie del municipio, 144 kilómetros, y la dispersión de la población.

Para ello ha sido fundamental la colaboración entre administraciones, y específicamente con la Xunta de Galicia, que ha destinado unos tres millones de euros a mejorar la infraestructura hidráulica cospeitesa y permitir así a los vecinos tener acceso a un agua de "extraordinaria calidade", tal y como destacó el alcalde.

Hace justo una década, el por entonces conselleiro Agustín Hernández inauguraba en Cospeito la nueva Estación de Tratamiento de Agua Potable (Etap) de Pino, un depósito de 1,5 millones de litros en el monte de A Corva que bebe de la Fonte dos Reás y los primeros tramos de la red general, especialmente la conexión con la de Feira do Monte, uniendo así las nuevas infraestructuras con las del depósito de la Fonte do Barreiro, localizado en Sistallo y que abastece a la capitalidad municipal.

A esa primera fase, dotada con 1,5 millones de euros por la Xunta, se unió una segunda, con unos 800.000 euros de presupuesto, a través de la que se extendió la traída a las parroquias Pino, Vilapene, Seixas, Sistallo o parte de Rioaveso. La que se acaba de dar finalizada, la tercera, en la que Augas de Galicia invirtió cerca de 600.000 euros, amplía la red hasta Xermar, Roás, Santa María y la parque pendiente de Rioaveso.

"En esta tercera fase se instalaron casi 20 kilómetros de tubería", detalló Pablo Fernández, técnico de Augas de Galicia, que precisó también que se han fijado un par de puntos de refuerzo para clorar el auga y garantizar las condiciones sanitarias. Avanzó además que se instalará un sistema de monitorización para controlar a distancia las instalaciones, supervisarlas en tiempo real y poder así solventar cualquier incidencia en el menor tiempo posible.

"A subministración de agua non se ve pero desfrútase e é un elemento básico para asentar poboación, polo que esta é unha obra importantísima", destacó el delegado de la Xunta en Lugo, Javier Arias, presente en un acto que también contó con vecinos.

Paralelamente a las ayudas autonómicas, el Concello ha destinado fondos propios y otras subvenciones a completar este servicio "básico". "Fíxose un esforzo económico moi importante, pero tamén administrativo", incidió Castosa, recordando los múltiples convenios, informes, expedientes y trámites realizados en estos años.

Cospeito culmina la traída de agua en el rural tras una década y 5...
Comentarios