lunes. 20.09.2021 |
El tiempo
lunes. 20.09.2021
El tiempo

Condenado por abuso sexual a niños a los que conocía en un juego online

El acusado, de Guitiriz, les pedía fotos y vídeos de contenido sexual a cambio de subirles de nivel de usuario para ser jugadores VIP. El fiscal pedía 7 años de cárcel y tribunal le impuso uno

LUGO. Un guitiricense de 21 años de edad, con iniciales B.V.V., fue condenado a un año de prisión y dos años de libertad vigilada por abusar sexualmente de al menos tres menores. El joven se hizo pasar por un chico de 13 años y los convenció para que le enviaran fotos y vídeos de sus órganos genitales a cambio de subirles de nivel de usuario en un juego online, del que era administrador.

Los niños, residentes en Zaragoza, le acabaron contando lo sucedido a sus progenitores, que denunciaron los hechos. El fiscal acusó a B.V.V. de un delito de abusos sexuales y otro de corrupción de menores, por los que se enfrentaba a siete años de cárcel. Sin embargo, la Audiencia zaragozana consideró que solo había quedado probado el primer delito, por lo que lo absuelve de corrupción.

El tribunal explica en la sentencia que el acusado administraba un servidor de un juego online y programaba actividades nuevas que proporcionaban nuevas experiencias. A principios de 2015, el joven contactó en Skype con un menor de diez años que era usuario del juego y se hizo pasar por un chico de 13 años para entablar una amistad con él.

Unos días más tarde, el 4 de febrero, el acusado le dijo al menor que si le enseñaba sus órganos genitales a través de la cámara podía subirle de rango en el juego y convertirlo en jugador VIP. El menor accedió y, dos semanas después, el acusado se puso nuevamente en contacto con él y le dijo que si se masturbaba conseguiría volver a subir de nivel en el juego. En esa ocasión, le facilitó su número de móvil y le pidió que le enviara fotografías y vídeos de contenido sexual.

El joven, de 21 años había sido detenido cuando era menor de edad por compartir fotografías eróticas de niños

Según se recoge en la sentencia, en esas mismas fechas, el acusado contactó también en Skype con otros dos chicos de diez años de edad -amigos del otro menor- y a los dos les hizo las mismas proposiciones de subirles de rango en el juego si a cambio le enseñaban sus órganos genitales a través de la cámara del ordenador. Además, los amenazó con «banearles» el juego si no accedían a sus peticiones, por lo que logró convencerlos.

El acusado les detallaba cuánto tiempo tenía que durar cada episodio íntimo, marcándoles incluso los segundos.

La Audiencia de Zaragoza no considera probado sin embargo que el acusado utilizara a menores en espectáculos exhibicionistas o pornográficos, públicos o privados, «ya que no se ha efectuado ninguna prueba pericial ni respecto al móvil, ni respecto al ordenador del acusado», apunta.

En el juicio, el acusado alegó que su número de móvil se encontraba en el servidor que administraba y que cualquier persona lo podía haber usado. Sin embargo, el tribunal concluye que su versión «no es creíble». Según argumenta, «el acusado es un informático, hecho reconocido por él mismo, y no es factible acceder al perfil de un usuario para usar su número de teléfono salvo que el propio usuario permita tal acceso, cuestión harto difícil en una persona con conocimientos informáticos como los alegados».

El acusado ya había sido detenido cuando era menor de edad por compartir fotografías eróticas de niños.

Condenado por abuso sexual a niños a los que conocía en un juego...
Comentarios