viernes. 19.07.2019 |
El tiempo
viernes. 19.07.2019
El tiempo

Las claves del pacto vilalbés

Modesto Renda y Elba Veleiro, en la alcaldía. C.ARIAS
Modesto Renda y Elba Veleiro, en la alcaldía. C.ARIAS

Recién aterrizados y aún algo sobrepasados por las dudas y los sobresaltos, el PSOE y Vilalba Aberta empiezan a escribir la historia de la política local desde la izquierda

EL 26 DE MAYO el PSOE ganó las elecciones e hizo historia en Vilalba, relegando al PP, que revalidaba mayorías absolutas desde que los ciudadanos empezaron a votar, a la oposición. Elba Veleiro tomó posesión como alcaldesa -la primera mujer en el cargo en la democracia- el 15 de junio, con el apoyo de Vilalba Aberta para la investidura. Y desde ese día comenzó un proceso de negociación para formar un gobierno de coalición que garantizase la mayoría absoluta. El PSOE se quedó a uno de conseguirlo en solitario y pactó en busca de la estabilidad.

¿Duras negociaciones?
Se celebraron varias reuniones en un "ambiente cordial", con "prudencia e responsabilidade". Se abarcaron todos los temas y se pactó el reparto de áreas de gobierno y un acuerdo programático. Desde ambas formaciones aseguran que hay una "gran coincidencia" en líneas generales que basan en transparencia, participación ciudadana, igualdad de oportunidades, gestión racional de los servicios públicos y modernización.

Un gobierno de nueve ediles, votos garantizados de diez
El PSOE tiene ocho ediles y Vilalba Aberta consiguió representación para dos. Sin embargo, en el gobierno de coalición solo nueve -el número mágico que marca la mayoría absoluta- tienen áreas asignadas. Según ellos fue el propio reparto el que condicionó el número de ediles en el equipo de gobierno, pero en la práctica, las mayorías serán de diez o no serán porque "en todos os acordos que Vilalba Aberta se posicione en pleno, sumará dous votos".

El tetris del reparto de áreas
Partieron de propuestas diferentes hasta llegar al acuerdo final sin excesivas disputas. Pero no serán áreas estanco y el objetivo es buscar una "comunicación transversal" y "consenso" entre ambos grupos, coordinado todo a través de la alcaldía. Rodrigo Pavón, primer teniente de alcalde, es concejal de espacios ciudadanos, relación con los vecinos y servicios; Vanesa Siso, de comunicación -esta área es nueva-, cultura e igualdad; Antía Rama, de educación, infancia, juventud, ferias y mercados. Luis Fernández se encarga de economía, hacienda, infraestructuras y urbanismo; Marta Rouco asumió política social y régimen interno; Ignacio Criado, medio ambiente, rural y promoción del empleo, y Xosé Teixeiro, deportes. Modesto Renda, de Vilalba Aberta, turismo y promoción del comercio local.

El primer acuerdo: diez puntos
El acuerdo programático incluye el compromiso con la primera fase del centro de día, negociar con las administraciones la futura construcción de una nueva estación depuradora, la atención inmediata a la problemática con el SAF y la situación de las trabajadoras, crear un servicio municipal de transporte escolar público, nuevas bases de licitación en la concesión de la recogida de basura, el compromiso de que los fondos del canon eólico se inviertan en las parroquias, impulsar el PXOM, prohibición del uso de glifosatos, recoger en los presupuestos una partida para participación vecinal y presentación de un reglamento de participación vecinal y la emisión de los plenos. Ambas formaciones valoran este acuerdo, pero Vilalba Aberta reconoce que le hubiera gustado que fuese "máis amplo e vinculante", que incluyese cuestiones que quedaron fuera como el aparcamiento o la peatonalización del casco antiguo.

¿Hubo muchas cesiones?
Para el PSOE la principal cesión fueron las áreas de gobierno que gestionará Vilalba Aberta. "Gustaríanos ter maioría absoluta e poder gobernar en solitario", reconoce Elba Veleiro. Vilalba Aberta tuvo que ceder en propuestas como los plenos mensuales que exigían -seguirán siendo cada dos meses- o en censurar dedicaciones por encima de los límites que ellos estipulan. "Vilalba Aberta ten un código ético pero só é aplicable para nós e en ningún momento plantexamos que o PSOE tivese que adecuarse", dice Renda. Su tope en la alcaldía eran 31.000 euros.

Seis dedicaciones y no más
En este gobierno hay dos dedicaciones exclusivas -Elba Veleiro (45.000 euros) y Modesto Renda (23.000)- y cuatro parciales: Rodrigo Pavón, Vanesa Siso y Antía Ramá (14.950 euros) y Luis Fernández (3.450). En la negociación nunca se planteó más de una dedicación para Vilalba Aberta.

¿Cuáles fueron los primeros pasos en este mes?
Hasta el día 4 que se celebró el pleno de organización todas las decisiones recaían en el PSOE, "aunque consensuadas". Y se centraron en solventar "os temas máis inmediatos": la celebración de San Xoán, la contratación y puesta en marcha del campamento infantil y las actividades de Verán Activo, reuniones con la Xunta por el futuro de la estación de autobuses, la participación en la Festa do Rural Máis Vivo, la "non apertura" del parque acuático por deficiencias, el apoyo al sector del transporte del carbón, reajustar la programación de San Ramón, que se va a complementar y modernizar, y tratar de buscar soluciones para una de las preocupaciones actuales, contratar personal. Aseguran que están en mínimos, después de jubilaciones de trabajadores municipales, la finalización de contratos temporales en departamentos clave y las vacaciones. Una de las primeras órdenes del nuevo gobierno fue paralizar el uso de glifosatos y tuvieron un primer gesto al colgar la bandera arcoiris el día del orgullo LGTBI. "Coincidiu que acababamos de tomar posesión e o Concello fixo normal o que é normal na rúas", dice Veleiro.

¿Presiona más la etiqueta de ser un gobierno histórico?
"Temos moitas ganas de traballar", sin que ser un gobierno que hace historia pese de forma diferente, explican. "Considero que asumo unha responsabilidade ao 100% sexa a primeira alcaldesa ou a duodécima, pero como muller é un plus de maior ilusión porque levo toda a vida defendendo a igualdade", explica la regidora.

Las claves del pacto vilalbés
Comentarios