Sábado. 17.11.2018 |
El tiempo
Sábado. 17.11.2018
El tiempo

Cien años en pos del progreso agrario

Responsables del almacén y el bar y el presidente de la sede actual. M.R.
Responsables del almacén y el bar y el presidente de la sede actual. M.R.

CENTENARIO►La Cooperativa do Campo de Santaballa, creada hace un siglo como sindicato agrario católico, se mantiene como la única en activo en el municipio vilalbés. A sus espaldas, deja una larga historia con sombras, como cuando el tesón de un directivo evitó su desaparición, y luces, como su resurgir tras el Gordo de Navidad en 1976

"Unha casa xunto á carretera/que é do Sindicato/onde van os labregos por cousas/todo máis barato" son los versos que dedicó Caetano Arias López en su poema Unha romaxe galega, donde daba su visión sobre su parroquia natal, Santaballa, a una entidad que actualmente se conoce como Cooperativa do Campo, la única con actividad actualmente en Vilalba, y que celebra este año su primer centenario.

Desde la aprobación de los estatutos en una primera reunión celebrada en febrero de 1918, muchas cosas cambiaron en ella. El nombre, la ubicación y la actividad principal. Pero el objetivo fue siempre el mismo: favorecer el progreso de los ganaderos y agricultores de la zona logrando unos mejores precios ante los tratantes y almacenistas.

Su primera denominación fue Sindicato Agrícola Católico Progreso Santaballés y fue uno de los primeros en crearse en el municipio vilalbés, junto al de Mourence y después del de Lanzós, que fue el primero. "Creouse un pouco polas revolucións agrarias do primeiro terzo do século XX e tamén a raíz dos emigrados e a influencia dos curas nas cidades e parroquias. Antes case había unha cooperativa en cada parroquia", explica José Manuel Bermúdez, miembro de la entidad y vecino que guarda numerosos documentos antiguos sobre Santaballa.

De hecho, el primer presidente del sindicato fue Domingo Pérez, que era el sacerdote de la parroquia, sentando las bases de una entidad que "para os labregos da zona foi un boom moi grande".

Arrancaron entonces las obras para levantar la que fue la primera sede de la institución, en la carretera de Vilalba a Ferrol y pegada al conocido como Salón de Cristanto. Cuatro años duraron las obras y el edificio se convirtió en el epicentro de las transacciones ganaderas de Santaballa y sus alrededores, además de un punto de encuentro social, pues contó desde siempre con un bar.

"Unha das principais actividades era a venda de becerros, que ían á Federación de Sindicatos Católicos, que no 1924 crea o matadeiro do Porriño. Levábanse os animais a Lugo e, desde alí, uns ían ao Porriño e os mellores a BarCooperativa o campo de santaballa. Foto de archivo. AEP celona. Aquí había unha báscula, a cal foi moi importante, porque así os gandeiros sabían o que pesaban os seus animais cando os traían", apunta Bermúdez, que recuerda también que "a semente das patacas, os abonos e, en xeral, facer unha compra máis barata" eran otras de las razones por las que muchos se decidían a hacerse socios del sindicato santaballés.

"Seguramente todas as casas da parroquia, que había máis que hoxe, eran socias. E tamén doutras limítrofes como Gondaísque, Codesido, Cazás ou Burgás", señala Pablo Hermida, un veterano socio de la entidad. Llegó a haber más de 200 y hoy rondan los 140, procedentes de distintos puntos de Vilalba y Xermade, que siguen teniendo esta cooperativa, que preside José López Amido, como punto de referencia para la compra de productos de uso agrario y fertilizantes.

CAMBIOS. El Sindicato Agrario Católico Progreso Santaballés pasó por diferentes fases a lo largo de sus cien años de historia. Estuvo integrado en la Unión Territorial de Cooperativas del Campo (Uteco) y pasó a denominarse Cooperativa do Campo de Santaballa sobre los años 60. Después fundó, con otras seis entidades, Agropecuaria de Lugo, donde aún se integra hoy.

Tantas décadas dan para mucho y la agrupación estuvo incluso a punto de desaparecer, entre los años 1968 y 1973, aproximadamente. "Estivo un señor, Clemente Castro, como presidente e único directivo da cooperativa. Foi o que aguantou dela", recuerda José Manuel Bermúdez.

El resurgir de la entidad fue aparejado al del resto de la parroquia, cuando, el 22 de diciembre de 1976, fue agraciada con el Gordo de Navidad. "Toca a lotaría en Santaballa e no sindicato tamén. Cómprase un terreo ao carón da igrexa e, no 78, faise o edificio actual. O anterior desaparece coa ampliación da estrada. Expropiaron o terreo e tirárono", explica Bermúdez.

El funcionamiento de las instalaciones también han sufrido modificaciones en los últimos años y hace un par de ellos la cooperativa contrató a su primer empleado para hacerse cargo de la atención del almacén. "Antes funcionaba coa xente que levaba o bar. Agora o sistema é un pouco diferente, porque o bar antes non se alugaba e agora si por un diñeiro", explica Pablo Hermida.

A pesar de todo, hay otras cosas que se resisten al cambio. Y es que a la cooperativa "aínda moitos lle seguen chamando sindicato".

Conmemoración
Comida y fiesta el sábado día 11
 
La directiva de la Cooperativa do Campo de Santaballa no quiso dejar pasar la ocasión de celebrar una ocasión tan especial como el centenario de la entidad, por lo que celebrará el próximo sábado 11 una comida de confraternidad con animación musical. Una cita a la que invitan a todos los socios y también a todas aquellas personas que se quieran unir para festejar esta efeméride.

Programa
La jornada festiva arrancará a las 14.00 horas con una sesión vermú a cargo del dúo D’Cache, a la que seguirá una comida servida por el cátering Rochela. El menú estará compuesto de paella, pulpo, churrasco mixto, postre, bebidas, café y barra libre. El precio es de 25 euros para los mayores de once años, de 12 para los asistentes de siete a once años y gratis para los menores de siete. La fecha límite para anotarse es el día 8. Los interesados pueden recoger los tickets en el bar de la cooperativa. El dúo D’Cache volverá a actuar en la sesión vespertina.

Vestigios
Una antigua placa que hace referencia a los años que duró la construcción de la primera sede del sindicato de Santaballa es el único recuerdo que queda de aquel edificio. En ella —se puede ver actualmente en la fachada de la cooperativa— figura también el nombre con el que nació la entidad, Sindicato Agrícola Católico Progreso Santaballés, una denominación que cambió por la actual en la década de los 60.

Curiosidades
Uno de los datos curiosos que atesora la entidad en sus cien años de historia es que ejercía de juez de paz. "Hai libros de actas con xuizos", recuerda uno de los socios más veteranos. Además, en el 2000 llegó por primera vez una mujer a la presidencia. María del Carmen Cabarcos Rey ocupó el cargo durante 16 años.

Cien años en pos del progreso agrario
Comentarios