La CHMS inicia las obras en A Pastoriza del Centro de Información del Alto Miño

José Antonio Quiroga y Primitivo Iglesias supervisaron en Fonmiñá los primeros pasos de la instalación que divulgará los valores de los ríos
Tino Fernández, Primitivo Iglesias y José Antonio Quiroga, en el lugar de las obras. EP
photo_camera Tino Fernández, Primitivo Iglesias y José Antonio Quiroga, en el lugar de las obras.

La Confederación Hidrográfica del Miño Sil (CHMS) acaba de iniciar las obras para construir, en el entorno de la Lagoa de Fonmiñá, el prometido Centro de Información del Alto Miño, una instalación a través de la que "se divulgarán los valores de los ríos y del ecosistema asociado a los mismos", tal y como avanzó José Antonio Quiroga, presidente del organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

"Esta misma semana han comenzado los trabajos del que, sin duda, será un lugar de referencia en la demarcación, ubicado en un enclave privilegiado", precisó Quiroga, que supervisó los primeros pasos de estas obras en el conocido paraje natural de A Pastoriza acompañado del alcalde del municipio, Primitivo Iglesias, y del edil Tino Fernández.

"Trátase dunha vella reivindicación municipal que por fin vemos lograda, ter aquí un centro que explique a historia, as tradicións ou a natureza da zona", destacó por su parte el regidor pastoricense, que incidió en la importancia que tiene este proyecto al contribuir a la puesta en valor "dun lugar emblemático como é Fonmiñá". Iglesias recordó además que el centro contará con un espacio para musealización y exposiciones y otro de servicios, en el que se prevé habilitar una cafetería.

INTEGRACIÓN. Desde la CHMS recuerdan que tanto el interior como el exterior de la nueva edificación "han sido proyectados evitando el impacto visual, primando y valorizando la riqueza natural y paisajística del entorno", utilizando además para su construcción materiales de la zona.

También se ha tratado de crear espacios que permitan contemplar la laguna, que ronda los 350 metros cuadrados de superficie, tanto desde el interior, con una pared acristalada, como desde el exterior del inmueble, donde habrá una parte cubierta. La construcción ejercerá además de barrera para reducir el impacto de la carretera LU-122 (Paraxes-Lourenzá), que favorece los desplazamientos hasta el lugar y donde ya existe una zona de aparcamiento.

Las instalaciones contarán con "tecnología simple, intuitiva y adaptada a los nuevos tiempos", indican también desde el organismo, precisando que el propósito del diseño es que el centro resulte "atractivo para los vecinos y visitantes". Se destaca además su orientación hacia la comunidad escolar, en previsión de que pueda convertirse en un referente para la organización de actividades con los estudiantes.

Comentarios