miércoles. 01.12.2021 |
El tiempo
miércoles. 01.12.2021
El tiempo

Con cariño, para el párroco Javier

Un momento de la misa celebrada en Muimenta y presidida por el obispo Fernando García Cadiñanos. C.PÉREZ
Un momento de la misa celebrada en Muimenta y presidida por el obispo Fernando García Cadiñanos.
Una multitudinaria misa en Muimenta recordó al sacerdote, fallecido a los 50 años

"Hoxe reunímonos nunha das túas casas, nun dos teus pobos, para lembrarche que toda a túa xente seguimos aquí, non nos esquecemos de ti, e queremos agradecerche tanto cariño e vida que nos proporcionaches dende que te coñecimos", aseguraba este domingo una vecina de Ponte de Outeiro (Castro de Rei), poniendo voz a las decenas de personas que se juntaron en el atrio de la iglesia de Muimenta para recordar y honrar al "inmellorable" párroco Javier Rodríguez Couce, fallecido el 14 de octubre a los 50 años, en una misa presidida por el obispo de la diócesis de Mondoñedo-Ferrol, Fernando García Cadiñanos.

"Los sacerdotes no somos superhombres, nos somos héroes, somos hombres de carne y hueso", reconocía el prelado en su homilía, queriendo recordar sus "fragilidades" y también destacar "su espíritu de servicio", ese que lo llevaba a estar "corriendo de un sitio para otro para intentar hacerlo de la mejor manera posible". Porque pese a haber tenido muy poquito tiempo para conocerlo, al obispo le bastaron una comida y una larga conversación que recordó con cariño para descubrir el "alma sacerdotal" de Javier. Y su figura le sirvió para poner en valor la labor de los sacerdotes que "intentan vivir su vocación no como un privilegio, no como un honor, sino como un servicio a Dios y a los demás".

Y en ese sentido, Javier dejó una profunda huella: "Los que hemos tenido la suerte de conocerlo, destacamos de él su bondad, el amor al prójimo, el trabajo incansable y la entrega incondicional para todos y cada uno de nosotros", resumía la lectura en su memoria con la que se abría el multitudinario oficio religioso, al que también asistieron sus padres, que pudieron sentir todo ese afecto.

"Non teño palabras, só podo dar as grazas polo cariñosa que foi a xente, todos os fregueses, de aquí e de todas as parroquias, porque en todos os sitios o querían", decía su madre, Lita, al término de una celebración en la que muchos de los presentes le mostraron sus condolencias y quisieron compartir con ella sus buenos recuerdos de Javier.

"Grazas a todos, polo bo comportamento e polo cariño, só podo estar agradecido", aseguró su padre, Avelino, en un homenaje en el que se recordó la trayectoria de Javier, nacido en San Sadurniño en 1971, ordenado en Mondoñedo y que recalaba hace seis años en la comarca chairega, donde llevaba más de una treintena de parroquias de Abadín, Cospeito, A Pastoriza, Outeiro de Rei, Pol y Castro de Rei.

En este último concello, en Santa Locaia, el próximo día 6, a las 16.30 horas, se volverá a recordar a Javier Rodríguez Couce, con un homenaje y una misa que también presidirá el obispo.

Con cariño, para el párroco Javier
Comentarios