martes. 27.07.2021 |
El tiempo
martes. 27.07.2021
El tiempo

Cae una banda criminal que perpetró más de cien robos en tres provincias

Las primeras pesquisas fueron realizadas por la Guardia Civil de Vilalba

La Guardia Civil, en el marco de la operación Touch, ha desarticulado un grupo criminal que se dedicaba a perpetrar robos con fuerza en las provincias de Lugo, A Coruña y Pontevedra, tanto en viviendas, naves industriales y explotaciones agrícolas como en iglesias y ermitas. La investigación derivó en la detención de 21 personas y se investigó además a otras seis, relacionadas directamente con la comisión de los robos o la posterior venta y distribución del material sustraído. Todas ellas ya fueron puestas a disposición judicial.

La operación policial se inició el pasado mes de mayo tras detectar robos con fuerza en los municipios lucenses de Friol y Guitiriz, centrando las primeras pesquisas, iniciadas por la Guardia Civil de Vilalba, en un grupo de jóvenes, entre los que había vecinos de estos dos ayuntamientos y de los coruñeses de Curtis, Sobrado, Toques y Melide.

A lo largo de los seis meses que se prolongó la operación, la Guardia Civil practicó 21 detenciones y realizó seis registros en viviendas y fincas en Toques, Boimorto, Abegondo, Mesía y Ordes.

Además, se interviene material sustraído que había sido vendido a través de intermediarios en más de 30 puntos en los concellos de Vilalba, Guitiriz, Abegondo, Mesía, Cambre, Curtis y Ordes.

La Guardia Civil detuvo a 21 personas e intervino material por valor de unos 200.000 euros

Los artículos intervenidos alcanzan un valor de mercado en torno a los 200.000 euros, localizando en los registros un tractor agrícola, un tractor cortacésped, diez motocicletas, seis remolques ligeros, nueve televisores, 37 teléfonos móviles, 60 taladros y radiales, 50 motosierras, once desbrozadoras de mano, 500 garrafas de aceite para motor, 17 pastores eléctricos con placas solares, diez tomas de fuerza, 20 herramientas de carpintería, doce radio CDs, cinco carabinas de aire comprimido, un rifle de calibre 22, diez maletines autocleg, cientos de llaves fijas y llaves inglesas, doce sierras eléctricas, generadores, compresores, carros de herramientas, cortacéspedes, hidrolimpiadoras, soldadoras, cortasetos, sulfatadoras, martillos picadores, motores de agua, cortadoras de leña, lavadoras, muebles de madera y material informático, entre otros.

Buena parte de este material se expuso ayer en las dependencias de la Guardia Civil de Vilalba, donde el capitán Rivero explicó a la subdelegada del Gobierno en Lugo, Isabel Rodríguez, y a la regidora vilalbesa, Elba Veleiro, los pormenores de la operación. "A investigación non está totalmente pechada e non se descartan novas detencións", informó el capitán.

Isabel Rodríguez, además de dar la enhorabuena a los agentes por su trabajo, explicó que la banda estaba especializada en "roubos en casas, en especial de segundas vivendas ou deshabitadas no rural, pero tamén en explotacións agrícolas e gandeiras, obras públicas, material forestal e igrexas".

La subdelegada explicó que los detenidos demostraron ser unos "excelentes coñecedores" de las carreteras secundarias y pistas de las zonas y que su modus operandi, sobre todo para robar en obras públicas y en montes, era ubicar la maquinaria durante el día para, por la noche, acceder a ella.

La banda contaba con una extensa red de receptadores que le permitía dar salida a la gran cantidad de material sustraído, lo que dificultó mucho su recuperación. Un ejemplo es que el Grupo Especial de Actividades Subacuáticas (Geas) de la Guardia Civil colaboró para localizar en la laguna de Sobrado diversos objetos religiosos robados en iglesias.

Además, los investigados no dudaron en eliminar o modificar los números de serie de la maquinaria para dificultar su rastreo, por lo que se les imputan también delitos de falsedad documental.

Amplio radio de acción.

Al grupo criminal se le atribuye una treintena de robos en la provincia de Lugo, la mayoría en los municipios de Friol y Guitiriz, donde llegaron a cometer hasta 20 robos, principalmente en granjas y viviendas de segunda residencia. Otros municipios afectados por actos delictivos de esta banda fueron Palas de Rei y Vilalba.

En Pontevedra, se les imputan robos en Agolada y Vila de Cruces, pero donde más actuaban era en la provincia de A Coruña. Ya solo en Toques, donde residía uno de los componentes del grupo, se registraron más de 20 robos en propiedades de varios vecinos de los investigados y las instalaciones municipales. La banda fue ampliando progresivamente su ámbito de actuación a otros municipios coruñeses.

Desarticulado un punto de venta de estupefacientes
En el marco de la operación Touch también se ha desarticulado un punto de venta de sustancias estupefacientes en los municipios de Toques y Boimorto. En este último ayuntamiento, en el lugar de Rodieiros, los agentes de la Guardia Civil localizaron en una finca, propiedad de uno de las personas investigadas, diversas sustancias, una báscula de precisión, material para la elaboración de dosis y 10.800 euros en efectivo.
Cantidades
En cuanto a las sustancias estupefacientes, fueron intervenidos 43 gramos de ‘speed’ (metanfetamina), 1,2 gramos de heroína, 17 gramos de hachís y 64 gramos de marihuana.

Cae una banda criminal que perpetró más de cien robos en tres...
Comentarios