El balneario de Guitiriz reabrirá en 2023 tras someterse a obras por 8,5 millones de euros

El edificio del Gran Hotel, con 9.860 metros cuadrados, cuenta con 103 habitaciones disponibles para clientes distribuidas en tres plantas
Hotel Balneario de Guitiriz. C. PÉREZ
photo_camera Hotel Balneario de Guitiriz. C. PÉREZ

Iberik Hoteles, cadena hotelera con capital 100% español, está impulsando las obras de adecuación del Gran Hotel Balneario de Guitiriz con el objetivo de reabrirlo a lo largo del primer semestre de 2023.

La compañía, que adquirió el centenario complejo el pasado año, va a destinar 8,5 millones de euros para poner a punto las instalaciones de "uno de los referentes en turismo de salud a nivel europeo", y que en breve se sumará a la interesante propuesta turística de la empresa.

El Gran Hotel Balneario de Guitiriz está situado a medio camino entre A Coruña y Lugo, y sus instalaciones albergan más de 40 hectáreas de superficie ubicadas en "un entorno natural único".

El edificio del Gran Hotel, con 9.860 metros cuadrados, cuenta con 103 habitaciones disponibles para clientes distribuidas en tres plantas. Incluye cinco salas de estar, un salón de actos cuatro salas para reuniones, un comedor para eventos, comedor de clientes y cafetería con zona de terraza exterior.

El edificio del Balneario, con 3.910 metros cuadrados, incluye la piscina termal -con una superficie del vaso de 241 m²-, además de una zona de playa y área termolúdica que comunica con la zona de solarium interior.

También con la piscina de marcha y baño frío, dos minipiscinas, dos saunas calor húmedo, una sauna de calor seco, una sala de toallas calientes, otra de relajación, dos de masaje jabonoso, dos cabinas de estética, gimnasio con zona de musculación y zona de aerobic, además de las zona comunes de recepción, servicios, aseos, vestuarios y zonas de personal.

En la planta baja están las dependencias del servicio médico del balneario, con dos salas de consulta, una de fisioterapia y una de enfermería.

Esta edificación alberga también una sala de inhalación, seis cabinas con bañera, cabina de chorro, seis cabinas de algas, dos zonas de reposo, 12 cabinas de masaje, galería de toma de aguas, solarium interior, una zona de ecobar y dos terrazas.

La Casa Club, con 515 metros cuadrados construidos, era la antigua cochera del Gran Hotel, que se transformó en un espacio que incluye cafetería y una amplia sala de estar de usos múltiples con chimenea.

La capilla y la fuente de San Juan, con una superficie de 206 metros cuadrados, son los orígenes del Balneario de Guitiriz.

Aunque la utilización terapéutica de las aguas minero medicinales de Guitiriz data del siglo XVII, fueron analizadas por primera vez a mediados del siglo XVIII.

En marzo de 1902, las aguas de la Fuente de San Juan de Lagostelle fueron reconocidas por decreto del Consejo de Sanidad y declaradas de utilidad pública debido a sus características.

La fama de estas aguas llevó a la construcción del hotel, un edificio modernista original, fundado en 1908 pero que no fue explotado hasta 1912, y funcionaba como alojamiento de apoyo a los usuarios de las aguas termales.

Además, las instalaciones cuentan con una mezquita de 35 metros cuadrados, cuya construcción se debe a que en la Guerra Civil el edificio del antiguo balneario fue habilitado como hospital, llamado Enfermería Indígena de Guitiriz, que recibía heridos principalmente del frente de Asturias, aunque también a muchos combatientes heridos de origen musulmán.

A las instalaciones se suman un campo de golf de nueve hoyos de más de 30 hectáreas, una pista de tenis y dos de pádel. Todo ello rodeado de zona ajardinada y un bosque con rutas peatonales para la práctica del senderismo.

Las obras de adecuación están enfocadas a mejorar todas y cada una de las áreas del complejo para ofrecer a sus clientes "lo último en turismo termal", según la empresa, a través de un proyecto que incluye la incorporación de energías renovables para su funcionamiento como la instalación de calderas de biomasa y placas fotovoltaicas.

Comentarios