jueves. 18.07.2019 |
El tiempo
jueves. 18.07.2019
El tiempo

El sumario del caso Desirée: 500 folios que apuntan a una muerte por asfixia

El entierro de Desirée y sobreimpresionada una imagen de la niña y su madre, Ana Sandamil. EP
El entierro de Desirée y sobreimpresionada una imagen de la niña y su madre, Ana Sandamil. EP

Aunque en la casa se encontró un cóctel de pastillas, el informe descarta que causaran su muerte

La autopsia de Desirée Leal, la menor de siete años que fue hallada muerta en su casa de Muimenta el pasado 3 de mayo, apunta a que pudo ser asfixiada por su madre con una almohada y que no falleció por envenenamiento o intoxicación. La progenitora, Ana Sandamil, es la única investigada por un presunto delito de asesinato u homicidio.

Los informes preliminares, que se incluyen en el sumario del caso -la responsable del juzgado de instrucción número 1 de Vilalba levantó hace días el secreto-, señalan que la causa del fallecimiento de la menor fue una asfixia por compresión en boca y nariz, y aunque no se detalla cuál fue el objeto que se utilizó para ello todo apunta a que fue provocada con la almohada de la cama en la que apareció la niña, que ya estaba muerta cuando llegaron los servicios de urgencias.

Según fuentes próximas a la investigación, en una primera observación ocular del domicilio, en el que la pequeña vivía con su madre y con su abuela, se descubrieron pequeños restos de sangre en uno de los extremos laterales de la almohada que había en la cama. Según las mismas fuentes, las manchas ya estaban allí antes de que llegasen los sanitarios y la menor no presentaba ningún corte o herida que pudiese haber provocado el sangrado.

La instrucción consta de un sumario de dos tomos y 500 folios en total

En la cama también se encontraron restos de un líquido que los investigadores detectaron después en el interior de una pequeña botella de agua que se mandó a analizar. Supuestamente era un cóctel de pastillas antidepresivas, y de las mismas se hallaron restos previos machacados en otro bote, que estaba en la cocina, lo que lleva a pensar que el supuesto crimen no fue consecuencia de un arrebato sino algo más meditado.

Los investigadores relacionaron desde el principio este cóctel con el fallecimiento de la pequeña, aunque conscientes de que las cantidades ingeridas tienen que ser muy elevadas para causar la muerte de una persona.

Según revelan ahora los informes forenses, esta sustancia, que fue señalada como causa probable de la muerte desde el principio -el propio padre de la niña reconocía a este periódico en los primeros días tras el trágico suceso que cuando los abuelos maternos de la pequeña lo llamaron para decirle que Desirée había muerto ya le indicaron que creían que había ingerido algo- no fue determinante en el fallecimiento de la pequeña. Los restos que detectó la autopsia en la sangre y en el estómago de la menor son mínimos y las cantidades son tan bajas que tampoco hacen pensar que la pequeña estuviera siendo medicada en largo tiempo.

El abogado de la madrae descartó hacer declaraciones; desde el despacho que contrató el padre aseguran que estudian las actuaciones 

INSTRUCCIÓN. El caso continúa en fase de instrucción en el juzgado número 1 de Vilalba, por lo que la investigación continúa abierta y todavía faltan los informes definitivos y los resultados de algunas de las pruebas.

La única investigada por la muerte de Desirée, Ana Sandamil, continúa ingresada en el módulo de presos del Hula, tras ser derivada desde Psiquiatría y a la espera de que le den el alta para ser trasladada a un centro penitenciario. Según fuentes cercanas, está siendo tratada de una patología por médicos psiquiatras, aunque no trascendió nada acerca de su perfil médico.

En el caso, aparte del ministerio fiscal y la acusación particular está personada como acusación popular la Fundación Amigos de Galicia, que defiende los derechos de la infancia y que se cumplan las penas.

El sumario del caso Desirée: 500 folios que apuntan a una muerte...