Domingo. 15.07.2018 |
El tiempo
Domingo. 15.07.2018
El tiempo

Los análisis revelan una bajada del nivel de metales en la traída en Castro

Garrafas de agua empleadas en la cocina del restaurante del Río Lea. MARÍA ROCA
Garrafas de agua empleadas en la cocina del restaurante del Río Lea. MARÍA ROCA

Vecinos y hosteleros recurren a agua embotellada ante la recomendación de no consumir

Los análisis realizados en la traída municipal en el núcleo de Castro de Ribeiras de Lea en la tarde del miércoles, cuyos datos se conocieron el pasado jueves, revelan unos valores "mucho menores" de metales pesados, tal y como aseguró el regidor de Castro de Rei, Francisco Balado. Aún así, reconoció que en el Concello "no nos confiamos" por lo que esperarán a ver los resultados de las muestras tomadas el jueves pasado y que se recogerán este viernes.

Mientras, se mantendrá hasta el lunes la recomendación de no beber ni cocinar con agua del grifo en el núcleo de Castro y las parroquias de Duarría, Loentia, Ribeiras de Lea, Matodoso, Triabá, San Xiao de Mos, Ansemar, Viladonga, Quintela, Bendia, Bazar, Outeiro y Pacios.

El aviso del Concello pilló a muchos vecinos desprevenidos y a otros tantos sin saber realmente qué ocurría con el agua de la traída, salvo la falta de suministro desde el martes por la noche al miércoles por la tarde a raíz de realizar los tratamientos para solventar el problema. "Estaba cogiendo una garrafa de agua porque ayer — por este miércoles— no hubo abastecimiento y este viernes sale del grifo blanca. Pero ahora que sé lo que pasa, llevaré otras dos", reconocía un cliente del supermercado Froiz, donde los envases de cinco litros escaseaban a pesar de que la tienda se había preparado ampliando notablemente la oferta.

Los que sí tomaron precauciones con tiempo fueron los hosteleros, principalmente donde se sirven comidas. Así, en el restaurante Suso también recurrieron a las garrafas para hacer de comer. "Las de este viernes ya las acabamos y para el fin de semana tendremos que coger más para seguir con esta dinámica", explicaron.

En el restaurante Río Lea también van capeando la situación como pueden. "Onte —por el miércoles— fixemos acopio e vaciamos de garrafas o Día. As rapazas que traballan aquí traerán tamén agua da casa, que é potable porque é de pozos", explicó el dueño, José Álvarez.

Por otro lado, el grupo municipal del PSOE exige al alcalde que "aclare xa aos veciños se a auga é potable ou non" y avanzó que llevará este asunto al pleno de este viernes por la tarde, en el que preguntará por el origen de esta situación.

Los análisis revelan una bajada del nivel de metales en la traída...
Comentarios