La abstención del PSOE permite al alcalde de Muras aprobar su sueldo

Requeijo, que lleva seis meses sin cobrar, defendió por cuarta vez la retribución en pleno. El PP votó en contra y la portavoz socialista dijo verse "na obrigación" de cambiar el sentido de su voto
Una sesión plenaria en Muras. AEP
photo_camera Una sesión plenaria en Muras. AEP

A la cuarta fue la vencida. El pleno de Muras aprobó, con los votos favorables del BNG y la abstención de la única edila del PSOE -el PP votó en contra-, la dedicación parcial de Manuel Requeijo, quien llevaba desde el pasado mes de junio sin percibir un sueldo por su cargo como regidor de este municipio chairego.

Este fue el tema central del último pleno ordinario del año, celebrado el miércoles por la tarde, en el que el equipo de gobierno defendía por cuarta vez unas retribuciones que fueron menguando ante la negativa constante de la oposición.

En el primer pleno de la legislatura, celebrado en el mes de julio, el BNG propuso una dedicación parcial del 75% para el alcalde, con un sueldo de 34.000 euros anuales -el mismo que ahora se ha aprobado-, y dos del 50%, de 15.000 euros, para las otras dos concejalas nacionalistas.

Esa propuesta inicial no salió adelante, por lo que en la siguiente sesión ordinaria el equipo de gobierno propuso reducir a dos dedicaciones, una del 75% para el regidor y otra del 50% para Cristina Franco, la edila de Benestar Social, Servizos Comunitarios y Cultura, renunciando a la otra Paula Gómez, teniente de alcalde.

Al no encontrar consenso ante esta nueva opción, y en aras de "desbloquear a situación", en un tercer pleno el BNG presentó una enmienda que recogía solo la dedicación del alcalde. Pero tampoco contó con el visto bueno de la oposición, que reclamó en todo momento que era necesario sentarse a negociar.

"Agora chegouse a un acordo entre partidos", explica el alcalde, Manuel Requeijo, sobre la resolución de un conflicto que lo llevó a estar seis meses sin cobrar, "e non foron agradables", asegura.

"Tes que seguir coa atención aos veciños e atópaste con que hai dificultades no traballo. Ser alcalde implica gastos, reunións... Foi un despropósito", resume Requeijo, sorprendido con las justificaciones de la única concejala del PSOE en su votación.

Jennifer Gómez, que se mostró férrea en su negativa a las propuestas de retribuciones presentadas por el equipo de gobierno en anteriores plenos, aseguró en la última sesión que el cambio en el sentido de su voto se debía "simplemente a que me vin na obrigación de facelo", dijo, sin querer entrar en más detalles.

El PP, encabezado por Eugenia Requeijo y con tres ediles, sí mantuvo su negativa a que el regidor nacionalista cobrase.

Comentarios